Tengo algo que decirte.

Desperté a eso de las 10 de la mañana. Por instinto, por inercia, prendí el computador y abrí el Facebook. No esperaba verla conectada, no tan temprano al menos. Revisé las notificaciones y la busqué en el chat. “Activo hace 9 horas”. Tal y como lo pensé, no se conecta desde anoche antes de salir al cumpleaños. La mañana pasa lentísimo para mí. Me da tiempo para pensar en las distracciones fallidas de la noche anterior. Nada logra distraerte cuando el amor de tu vida va a una fiesta llena de tipos que no conoces, que de seguro la invitarán a un trago, que de seguro querrán bailar con ella, que de seguro le pedirán su número de teléfono. El porro y la película salvaron por un rato, pero la marihuana no es perfecta y su efecto me abandona, así como algunas películas carecen de la perfección de ser interminables. Apenas y pegué un ojo en toda la noche.

Ella se conecta a eso de las 2 de la tarde. La veo conectada durante un rato. No le hablo esperando que ella me hable, nadie quiere parecer desesperado o controlador o celoso. Por fin me habla, casi media hora después de que apareciera la pelotita verde junto a su nombre. Fue mucho tiempo. Algo pasó. Estoy seguro de que algo pasó.

–❤🙂 – Escribe ella.
– Holaas :3 – Escribo yo.
– Cómo estás?
– ¿Bien y tú? ¿Qué tal tu noche?

No contesta de inmediato. Deja pasar unos segundos que parecen una vida entera.

– Bien. Todo bien.
– ¿Segura? ¿Pasó algo?

Vuelve a demorarse una eternidad en contestar. Ya temo lo peor. Temo lo peor.

– Tengo algo que decirte.

La frase partió mi corazón en trozos tan innumerables como granos de arena existen en una playa. Mi estomago se contrajo, un escalofrío recorrió mi espalda, mis brazos se tensaron y un nudo se adueñó de mi garganta. Vi que el avisito "Andrea está escribiendo un mensaje" no desaparecía. Y pasaban los años y no dejaba de estar ahí. Seguro me estaba explicando toda la situación. Me diría cómo conoció al tipo, que se gustaron a primera vista. Que fue algo del destino, no planeado, que nunca quiso hacerme daño, que ella me quería, pero con él era distinto. Inexplicable. Recordé la advertencia de mis amigos. Que no me fiara de ella. Que siempre terminaba con uno y empezaba con otro. Maldito el día en que no les hice caso. Uno jamás escucha a los amigos en los momentos donde debería escucharlos. Y es que el amor nos convierte en ciegos. Creemos que las opiniones del resto no tienen fundamentos. "Ellos no la conocen como yo la conozco". "Ellos no saben de ella lo que yo sé de ella". Es la maldición constante de creerse la excepción a la regla. De tener fe. Confiar en que el universo nos tiene preparadas mejores cosas que al resto. Creer en las explicaciones, depositar la confianza, apostar a ganador y sentirse ganador, para luego perder en las tragamonedas. Ahora tendría que aprender nuevamente a estar solo. Me pasó lo mismo que la vez anterior, y lo mismo que juré mil veces que no volvería a ocurrir. Mi corazón destrozado, como hace más de un año. Solo tengo uno y ya lo han roto hasta el cansancio. Volverán las noches en vela. Volverán las canciones destructoras que se niegan a dejar de ser escuchadas, como Alone, Again, de Gilbert O'Sullivan. Volverán las referencias infinitas en la calle. Todas las flores me recordarán a ella, en especial las orquídeas, que tanto le gustaban. Todas las películas románticas me recordarán lo que tuvimos, principalmente las de Woody Allen o Mike Nicholls, desbordadas en desamor. Hasta la frase más cliché de la peor cinta de la historia se relacionará con mi propia historia de sufrimientos y agonías. Probablemente la encontraré en todas lados con ese tipo. Tomados de la mano. Felices. Sin notar el alma en pena que pasa al lado de ellos. Esa alma en pena que alguna vez estuvo como ellos. Es muy posible que yo a él lo conozca. Que haya sido mi compañero o amigo en otro momento de mi vida. El mundo es tan pequeño que los caminos de las personas se entrecruzan de una manera muy bizarra, casi vengativamente planeada; como si se tratara de una broma cruel. Y ya no sabré más del amor y de la felicidad, por un buen tiempo, quizás para siempre. Agregaré a mujeres que no conozco al Facebook para ver si de manera aleatoria el romance vuelve a por mí. Pero serán esfuerzos inútiles, sin consuelo. Solo y sin consuelo…

– Anoche me emborraché como nunca. Vomité la casa de mi amiga, por todos lados. Me tuvieron que cuidar toda la noche, incluso me metieron a la ducha para que se me pasara. Dormí en la pieza de la tía. Desperté con la ropa de Claudia y no me acuerdo de nada. Fue una vergüenza. Tomé como una estúpida. Por favor no pienses lo peor de mí. No hice nada con nadie, me dijo Claudia. Un tipo me coqueteó pero no le seguí el juego. Estaba muy borracha. Perdón. Te juro que no volverá a pasar. No pienses mal de mí. Te amo😦 .

Fui un imbécil. Pensando lo peor de todo el mundo, como siempre. Solo me fijo y me quedo en lo negativo, hasta en las películas. No aprendí nada viendo a Woody Allen en Manhattan. "Debes tener un poco de fe en las personas", le dice la pequeña al final de la peli. No aprendí nada.

– Amooor, no te preocupes. No pienso mal de ti. Nunca lo haría. Son cosas que pasan, a todos nos han pasado. Hasta los mejores se emborrachan alguna vez en la vida. Lo bueno es que estás bien y eso es lo importante. Nunca pensaría mal de ti, no seas tontita. Yo te amo. La próxima vez no seas tan borrachita si, jejeje. Te amo igual, montones, hasta el infinito. – Fue mi vergonzosa respuesta.
– Gracias, lindo. ¿No me odias?
– Nooo tontita. Te digo que nunca pensaría algo malo de ti. Tranquila.

Y fue así como pasé, en menos de 2 minutos, a ser una víctima de corazón roto, a un hipócrita vendedor de perfiles falsos.

Supongo que nadie es perfecto.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s