La Vida

Detesto pensar que existe el destino. No puedo tolerar esa idea de que está “todo escrito”, que no puedo controlar el rumbo de mi vida. Pero a veces tengo la duda. No sé en cual de todos los paradigmas cotidianos que intentan explicar la vida alinearme. Quizás es verdad eso de que las convicciones de uno varían de acuerdo a lo que te ocurre cada día

Estará todo determinado por la suerte? Tal y como nos explica Woody Allen en la notable Match Point: “La gente odia admitir que hay tanto fuera de su control… todo depende del azar”. La explicación de los free minds. Vivir la vida, Carpe Diem. O a lo mejor la explicación de todo es la opción D que define la vida de Jamal Malik en Slumdog Millionaire: “Está escrito”. El destino. Todo pasa de acuerdo a un plan mayor.

Siendo honesto, ninguna de las dos opciones me termina de convencer. Quién soy yo para comprender las vicisitudes de lo cotidiano? No creo poder optar por uno de los caminos de manera objetiva, siempre lo que haya ocurrido en mi pasado marcará el rumbo que siga. Lo que si creo, feacientemente, es que ninguna de las dos visiones puede ser 100 % cierta. Ni el tarado hippie con su “todo fluye” y un caño en la mano todo el día; ni el pechoño paquetón y su “todo pasa por algo”. Fuck it. No me caso con ninguna de las anteriores, al igual que trato de no hacerlo en la política.

Pero, en qué creo yo? Pues le compro bastante al hueón de Forrest Gump con su reflexión final: “No sé si mamá tenía razón o el teniente Dan. No sé si cada uno tiene un destino o si sólo vamos flotando accidentalmente en la brisa. Pero creo que, quizás, son ambas cosas las que pasan, al mismo tiempo”… Sí, creo que eso es lo que más me convence.

Siempre he pensado que lo mejor de la vida son las incertidumbres. Nunca sabremos qué va a pasar mañana. Qué habría pasado si no hubieras doblado en esa esquina? Has hecho ya todo lo que tenías que hacer en tu vida? El amor que hoy sientes es el verdadero?, o mañana conocerás otro que hará ver al último como una cucharada de agua frente a una laguna azul?. No lo sé. Tú no lo sabes. Y nunca lo sabremos.Ya le dijo Aquiles a Briseida en Troya: “Los dioses nos envidian porque somos mortales. Porque cada momento puede ser el último. Todo es más hermoso, porque estamos condenados…Nunca volveremos a estar aquí”. Eso si te lo compro.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s